Crisis del Agua en España:

Alcanzar la sostenibilidad ambiental en las ciudades

En pleno siglo XXI, España se enfrenta a una crisis del agua que está afectando profundamente a sus ciudades. Este recurso vital, esencial para la vida y el desarrollo urbano, se ha convertido en un problema apremiante debido a la combinación de factores climáticos, de gestión y de crecimiento demográfico. En este artículo, exploraremos la situación actual de la crisis del agua en España y cómo la incapacidad de controlar su uso está impactando en las ciudades.

La historia de España está marcada por su relación ambivalente con el agua. Un país con una rica tradición en la gestión del agua, especialmente en la agricultura, pero también es un territorio propenso a la sequía. Por un lado, es uno de los países europeos con menos recursos hídricos disponibles; y a su vez cuenta con el mayor número de infraestructuras hidráulicas, como embalses y presas, de Europa, y el quinto del mundo por habitante. Este desequilibrio entre la oferta y la demanda se ha agravado en las últimas décadas hasta alcanzar niveles históricos de carencia.

El cambio climático ha exacerbado esta crisis. Las sequías son más intensas y frecuentes, y las precipitaciones son cada vez menos predecibles. Aunque este factor no es el más preocupante, la sobre explotación, la gestión y el uso irresponsable de recursos hídricos son los culpables de la disminución de las fuentes hídricas en nuestro país. Esto afecta directamente a la disponibilidad de agua en los conglomerados urbanos, que dependen en gran medida de fuentes superficiales y acuíferos subterráneos. Las ciudades continúan expandiéndose, atrayendo a más residentes y, por lo tanto, aumentando la demanda de agua. La infraestructura hidráulica existente no siempre está preparada para satisfacer estas necesidades crecientes, lo que genera tensiones en el suministro y la distribución.

La Gestión del agua en España

La gestión del agua en España es competencia de diferentes administraciones (Generales del Estado, autonómicas y locales), en la que intervienen múltiples actores tanto públicos como privados. Es esta descentralización la que puede generar desigualdades en la forma en que se abordan estos problemas en todo el país. Aunque se han implementado medidas para mejorar la eficiencia en su gestión, como el tratamiento de aguas residuales y la reutilización, aún queda mucho por hacer.

Uno de los aspectos más preocupantes de la crisis es el uso irresponsable que se hace de este recurso. En muchas urbes, se desperdicia agua de manera flagrante, ya sea a través de fugas en la red de distribución, riego ineficiente o el uso excesivo en actividades recreativas.

Impacto en las ciudades

  • Escasez de agua potable

    En momentos de sequía, los suministros de agua se ven amenazados, y las restricciones de uso se convierten en la norma. Esto afecta la calidad de vida de los ciudadanos y puede generar tensiones sociales.

  • Estrés en los ecosistemas urbanos

    La disminución de los niveles en el subsuelo y la pérdida de hábitats acuáticos son solo algunos ejemplos de cómo el uso insostenible del agua puede tener un impacto negativo en el entorno urbano.

  • Riesgos para la salud pública

    La escasez y el deterioro de la calidad del agua pueden dar lugar a problemas de salud relacionados con la contaminación y la falta de higiene.

  • Pérdida Económica

    Esta crisis también tiene implicaciones económicas significativas para las ciudades. Las restricciones en el suministro de agua pueden afectar a las empresas, la agricultura y el turismo, lo que a su vez puede traducirse en pérdida de empleos y disminución de los ingresos locales.

Crisis del Agua en España

¿Qué hacer ante la crisis del agua en España?

A pesar de los desafíos que enfrenta España con la crisis del agua, existen soluciones viables que pueden mitigar sus efectos y tratar de alcanzar la tan esquiva sostenibilidad ambiental.

Generación de conciencia

Promover una mayor eficiencia en el uso del agua a nivel ciudadano. Esto implica la implementación de tecnologías de ahorro y medición, mediante la digitalización. Además, la reparación de fugas en la infraestructura de distribución y la concienciación pública sobre el uso responsable del recurso, serán la semilla para el cambio.

Diversificación de las fuentes de agua

Garantizará un suministro más resiliente que puede incluir la desalinización (de transición y/o de mar), la inversión en infraestructuras de almacenamiento y la gestión sostenible de los recursos existentes. En sí, ir convirtiendo los espacios urbanos en ciudades inteligentes.

Planificación urbana sostenible

Las ciudades deben considerar la gestión del agua como parte integral de su planificación y desarrollo a largo plazo, incorporando técnicas de diseño sostenible y promoviendo espacios verdes que retengan la lluvia.

Cooperación entre agentes participantes en la gestión del agua

La cooperación entre agentes a nivel local, autonómico, nacional e internacional, donde se ha creado la Directiva Marco Europea del Agua (DMA). Unificar las actuaciones en materia de gestión en la Unión Europea, son fundamentales para mitificar una problemática que no solo afecta a nuestro país, sino que se extiende por todo el globo afectando cada vez a un número mayor de población mundial.

En DS Consultores estamos preparados para asistirte si necesitas más información o requieres gestionar alguna de las medidas dirigidas a mejorar el uso del agua en tu comunidad.

Medidas desarrolladas

Una de las medidas dispuestas es el PERTE de digitalización del ciclo del agua convocada por el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia del Gobierno de España. Este proyecto impulsa el uso de las nuevas tecnologías de la información en su ciclo integral, lo que permitirá mejorar su gestión, aumentar su eficiencia, reducir las pérdidas en las redes de suministro y avanzar en el cumplimiento de los objetivos ambientales marcados por la planificación hidrológica y las normativas internacionales.

Dentro de esta medida tiene gran importancia la que concierne directa y exclusivamente a la digitalización del ciclo urbano del agua. Abarcando desde el abastecimiento en alta, distribución, saneamiento y depuración; con el claro objetivo de mejorar el conocimiento de los usos del recurso y así reducir las pérdidas, mejorar la eficiencia de los sistemas, optimizar el gasto energético, impulsar la transparencia y mejorar la comunicación de la ciudadanía con los diferentes entes públicos y privados involucrados en las diferentes fases del ciclo urbano de este preciado recurso.

En cuanto al marco normativo que acompañe a todos estos cambios, el PERTE contempla, entre otras medidas, una modificación de la Ley de Aguas que incluya los avances en digitalización y una actualización del Reglamento de Dominio Público Hidráulico que apueste por la teledetección en el control de sus usos y marque las condiciones tecnológicas para los nuevos aprovechamientos. Además, se creará el Observatorio de la Gestión del Agua en España, una herramienta de gobernanza que permitirá mantener toda la infraestructura digital que se va a implantar.

¿Se puede resolver esta crisis?

La crisis del agua en España es una realidad que afecta profundamente a sus ciudades. El cambio climático, el crecimiento urbano descontrolado y su uso irresponsable son factores que contribuyen a esta problemática. Sin embargo, mediante la implementación de medidas de gestión sostenible, la diversificación de fuentes hídricas y una mayor concienciación pública, España puede encaminarse hacia un futuro en el que el agua sea un recurso disponible y gestionado de manera eficaz para el bienestar de sus ciudadanos y el desarrollo de sus ciudades.

Esto se cerrará en 0 segundos

Icono de WhatsAppContactar por WhatsApp